Entrevista a Cristina Urrutia: “Con este cambio de gobierno, toca estar atentos para que los nuevos tomadores de decisión, tengan presente el cambio climático en sus agendas”.

paris_agreement_logo_final_s

Hoy 22 de abril, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, se comenzará oficialmente a recibir las adhesiones de los países parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático al Acuerdo de París. Este acuerdo, producto final de las negociaciones durante la COP20 de Perú y la COP21 de París, es clave para enfrentar las difíciles condiciones climáticas que se avecinan. Conversamos con Cristina Urrutia*, especialista en el tema y nos comentó algunas cosas sobre este acuerdo, lo que se viene para el mundo y para nuestro país; asimismo, no dió algunas sugerencias que deberíamos de tomar en cuenta para actuar individualmente.

¿Cuáles fueron las decisiones más importantes que salieron de la COP21 de París?

Lo más importante fue la adopción del Acuerdo de París. El Acuerdo está acompañado de la decisión 1/CP.21 en la cual se definen mayores detalles sobre los contenidos del acuerdo y los mandatos sobre el trabajo que queda pendiente para preparar la implementación del acuerdo. Por ejemplo, falta desarrollar reglas de contabilidad para las contribuciones determinadas a nivel nacional, modalidades y procedimientos para el marco de transparencia y las directrices para el funcionamiento del mecanismo de cumplimiento.

¿Por qué se habla del Perú como actor clave en el proceso de negociaciones que llevaron al Acuerdo de París?

 

El Perú fue el anfitrión de la COP20, en consecuencia comenzó a jugar un rol facilitador en las negociaciones desde el 2014 y durante el 2015 tuvo un rol activo como presidencia de la COP. Durante todo este tiempo, el Perú siendo un país en desarrollo, promovió prácticas de transparencia e inclusividad en el proceso de negociaciones y con ello contribuyó esencialmente a lograr resultados políticamente balanceados, que den la adecuada consideración a las necesidades de los países en desarrollo.
¿Qué se viene después de la firma del acuerdo? ¿Cuándo entra en vigencia?¿Qué pasa con la aplicación de las contribuciones nacionales iNDC?
La firma se puede ver como un paso para validar internacionalmente el texto del acuerdo, antes de que los países comiencen con los procesos nacionales de ratificación o adhesión. Esos procesos son diferentes en cada país. El Acuerdo entrará en vigor 30 días después de la fecha en la que lo hayan ratificado por lo menos 55 Partes a la CMNUCC, cuyas emisiones estimadas representen por lo menos un 55% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Una vez que una parte ratifique el acuerdo también deberá presentar su primera contribución determinada a nivel nacional. Si ya entregó un  iNDC (la i es de intended), como ya ha hecho la gran mayoría de países, este iNDC preliminar también cuenta como la primera contribución oficial, a menos que el país decida hacer cambios.
¿Qué necesita hacer principalmente el Estado Peruano para cumplir con los compromisos asumidos?
Esencialmente, debería comenzar a ver el tema del cambio climático, tanto la adaptación a los impactos como la mitigación de gases de efecto invernadero, como un tema transversal e intersectorial, que va mas allá del sector ambiente. Para solo nombrar a unos cuantos, se necesita el involucramiento del Ministerio de Economía y Finanzas, el Ministerio de la Producción, el Ministerio de Agricultura y Riego, Ministerio de Energía y Minas, Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación, para desarrollar las políticas públicas que fomenten la implementación de medidas necesarias para cumplir con la contribución determinada a nivel nacional.

Finalmente, ¿Qué soluciones locales -inclusive individuales- pueden ayudar a cumplir los compromisos?
A nivel individual, claramente tiene un beneficio intentar reducir nuestras emisiones, las pequeñas acciones que van desde apagar la luz, usar la bici, no desperdiciar comida a reducir el consumo de carne etc. etc. etc. Cada uno puede determinar que puede y quiere hacer. Pero la acción individual tiene sus límites, si las condiciones marco del sistema se quedan igual, sin considerar el cambio climático y el desarrollo sostenible. Por ejemplo, solo los más atrevidos van a usar la bicicleta para moverse en ciudades en las que la planificación vial no considera su existencia o de nada sirve que no consumas productos con palma aceitera si por otro lado se fomenta o permite el desarrollo de este cultivo en la amazonía. Entonces,  es la acción individual a nivel de participación ciudadana e involucramiento político y técnico en nuestras comunidades, distritos y regiones, la que es esencial para llegar a cumplir con los compromisos. Con este cambio de gobierno, toca estar atentos para que los nuevos tomadores de decisión, tengan presente el cambio climático en sus agendas.

*Cristina Urrutia  es bióloga por la Julius Maximilians Universität Würzburg, Alemania y con  una maestría en Global Change Management en la Universidad para el Desarrollo sostenible de Eberswalde, Alemania. Ha sido parte de la Delegación Oficial de Perú como parte del cuerpo de negociadores en el marco de la COP20 y COP21. Es también co-fundadora de CAOS, iniciativa de comunicación y educación frente al cambio climático.

Anuncios

Puedes comentar aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s