Por qué las Naciones Unidas están priorizando a la Juventud en 2016

12642934_10153548009991026_4093269803603341314_n

Fuente: UN Global Goals for Sustainable Development

Por Oh Joon[1] y Ahmad Alhendawi[2]

La juventud es muy generalmente ignorada como actores de interés en los diálogos sobre la gobernanza global. Cuando el diálogo es acerca de sostenibilidad, ningún grupo demográfico debe estar más al frente y al centro que la juventud (individuos entre 15 y 24 años) quienes heredarán el mundo que damos forma ahora. En la actualidad, las estadísticas de la juventud son insostenibles. Los jóvenes no están integrados en nuestra economía como deberían. En los Estados Unidos, por ejemplo, los datos sobre empleos en 2016 apuntan que el desempleo juvenil llega a niveles de 11 por ciento, más del doble que la tasa de desempleo nacional (4.9 por ciento).  Sin embargo, sabemos por medio de los datos (por el reporte JustJobs) y la buena intuición, que el futuro de la economía global se basa en poner a los jóvenes en empleos productivos.

En respuesta a esta crisis de desemplejo juvenil, y en un esfuerzo para involucrar a los jóvenes en el gobierno del futuro, El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas organizó un Foro Juvenil este mes. Esta es la primera discusión importante convocada por el ECOSOC para planificar la forma de cómo implementar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible desde que se adoptaron. Alrededor de 800 jóvenes de 102 países participaron directamente en el foro unto a representante de los países miembros de la ONU, incluyendo 21 ministros y 36 funcionarios de Alto Nivel. Hubo un diálogo impactante sobre cómo la juventud puede jugar un rol activo para desarrollar sus comunidades y países de forma sostenible.

No solo la juventud global debe jugar un rol crítico en dar forma a su propio futuro y el futuro del planeta, los retos actuales del desarrollo sostenible impactan con demasiada frecuencia a los niños y jóvenes de manera desproporcionada.

Alrededor del mundo, la juventud ya se enfrenta a enormes desafíos al entrar en el mercado laboral. La juventud de hoy tiene tres veces más probabilidad que los adultos de estar desempleados. Y en 2014, la OIT estimó que la tasa de desempleo juvenil global llega al 13 por ciento, equivalente a cerca de 73 millones de jóvenes. Alrededor del 40 por ciento de las mujeres y hombres jóvenes están desempleados o trabajando en pobreza. No sólo debemos generar un mejor empleo al abordar los principales obstáculos al desarrollo de la juventud, como el cambio climático, también debemos crear trabajos decentes para la juventud actual y futura del mundo.

El lanzamiento de la Iniciativa Global de la ONU para el Trabajo Decente para la Juventud en el Foro Juvenil es el primer esfuerzo integral jamás realizado de todo el sistema de las Naciones Unidas para promover el empleo juvenil. Se enfocará en “trabajos verdes” para la juventud, aprendizaje de calidad, habilidades digitales y la construcción de hubs tecnológicos, la transición desde la economía informal hacia una formal y el emprendimiento juvenil.

La juventud alrededor del mundo no son meros beneficiarios de los ODS, pero son factores clave para la implementación exitosa de la Agenda 2030. El rol de la juventud y de sus organizaciones debe ser reconocido como uno de liderazgo, como juventud tomando acción respecto a todas las áreas cruciales para la implementación de la agenda, inclusive en la política, los negocios, la academia y la sociedad civil.

La población joven jugará también un rol importante en hacer que la ONU y los gobiernos rindan cuentas, para mantenerse en la verdad acerca de sus promesas y compromisos. Jugarán un rol importante en llevar hacia adelante sus propias soluciones a los retos de nuestro tiempo, como jóvenes emprendedores, profesionales o políticos.

Para que esto suceda, necesitamos asegurarnos que nuestras instituciones políticas –desde las Naciones Unidas hasta el nivel local- sean inclusivas, abiertas y participativas, para que los jóvenes de hecho no sólo tengan un asiento, sino también una fuerte voz en nuestro mundo.

Esperamos con interés trabajar con la juventud para convertir la visión de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el futuro que ellos desean.

El presente artículo fue escrito para The Huffington Post, en su sección The World Post – una alianza del diario con el Instituto Berggruen. Puedes leer el artículo original -en inglés- aquí.

 

[1] Oh Joon es Embajador y Representante Permanente de la República de Corea en las Naciones Unidas; Presidente del Consejo Económico y Social (ECOSOC).

[2] Ahmad Alhendawi es Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Juventud.

Anuncios