Mide tu huella hídrica: ¿Cuánta agua consumes?

“Ahorita no estoy consumiendo nada de agua”, piensas al leer el título de este artículo mientras desayunas un pan con hamburguesa y un vaso de leche vestido con jeans y un polo de algodón. Sin embargo, no podrías estar más equivocado(a). No solo consumes agua cuando te bañas, riegas el jardín, lavas tu ropa, los platos o la tomas del bebedero. El agua está presente en gran parte de los productos que consumimos cotidianamente. Así que el pan, la carne, la leche –e incluso la ropa que llevas puesta– necesitaron cantidades significativas de agua para ser producidos. Según Water footprint network, para producir un kilo carne de res, se utilizó 15 400 litros de agua; para un kilo de pan de trigo, 16 mil litros de agua; para un litro de leche, 10 mil litros de agua y para un kilo de algodón, 10 mil litros de agua.

Así es, miles de litros de agua están detrás de ese pan que estás a punto de morder.

 

Agua que has de comer... (Foto: Katia Yoza).
Agua que has de comer… (Foto: Katia Yoza).

 

La huella hídrica es un indicador que mide cuánta agua consumimos en total teniendo en cuenta los procesos de producción de los bienes de uso diario. Es decir, la huella hídrica indica cuánta agua consumimos tanto directa como indirectamente ¿Y–quizás te preguntes– por qué considerar también los productos de uso cotidiano? Porque consumimos más agua en la producción de alimentos, prendas de algodón, papel, etc. que la que utilizamos para beber, cocinar y lavar. Es por ello que resulta tan necesario prestar atención a la huella hídrica que dejan los bienes que consumimos indirectamente.

Resumiendo, ¿para qué sirve medir la huella hídrica? Pues para tomar conciencia de la cantidad de agua que está detrás de los productos que consumimos todos los días.

Colaboración. Equipo encargado de medir la huella hídrica de los estudiantes (Foto: Katia Yoza).
Colaboración. Equipo encargado de medir la huella hídrica de los estudiantes (Foto: Katia Yoza).

 

“Mide tu huella hídrica” se llamó la activación organizada por Munay y Clima de Cambios en el marco de la semana del agua. El jueves 20 de marzo, alumnos y visitantes se acercaron al stand armado en el jardín de EEGGLL para calcular la cantidad de agua que consumen. Algunos decidieron medir su huella hídrica simplemente por curiosidad mientras que otros, en cambio, con mayor conciencia de la importancia del cuidado del agua. Con la guía de chicos de Munay y unas cuantas tablets, los participantes completaron los datos requeridos en la página de Water Footprint Network. Algunas preguntas necesarias para calcular la huella hídrica son: ¿cuántos kilos de cereales, carne y huevos comes a la semana?, ¿cuánto tiempo te toma ducharte?, ¿cada cuánto tiempo riegas el jardín?, etc.

Promesas por el agua de tres alumnas de la PUCP (Foto: Katia Yoza)
Promesas por el agua de tres alumnas de la PUCP (Foto: Katia Yoza)

Vanessa, Mariella y Cristina son tres alumnas de EEGGLL que se sintieron atraídas hacia la activación al percibir el entusiasmo de jóvenes como ellas por cuidar el agua, recurso tan necesario, aunque escaso actualmente. “Además de hacerme dar cuenta de que gasto mucha agua, las preguntas me han ayudado a pensar en formas para ahorrarla”, dice Vanessa mientras espera los resultados de su huella hídrica.

Digan whisky. Así comenzaba la medición (Foto: Katia Yoza).
Digan whisky. Así comenzaba la medición (Foto: Katia Yoza).

 

No solo alumnos que salían de sus clases participaron en la activación, sino también visitantes que entraron a la universidad exclusivamente para esta actividad. Uno de ellos fue Eusebio, un ingeniero de industrias alimentarias que reside en Ayacucho y que se encontraba de paso por Lima. Vio el anuncio y decidió ir a la PUCP. “Siempre quise saber cuánta agua consumimos en nuestra alimentación diaria”, afirma Eusebio y reflexiona sobre las maneras en que podemos aprovecharla mejor. “Es importante que se divulgue esto. Debemos medir cuánta agua consumimos directa e indirectamente para poder reducirla”, dice al enterarse de la elevada cifra de su consumo.

Compromiso de Eusebio (Foto: Katia Yoza).
¿Y tú a qué te comprometes? (Foto: Katia Yoza).

 

Además de la medición de la huella hídrica, los participantes escribieron sus promesas para reducir su consumo diario. Muchos se propusieron bañarse en menos tiempo y no dejar corriendo el agua al cepillarse. Algunos reflexionaron sobre otras formas para cuidar el agua, como Joceline, Aliuska y Alejandra, tres alumnas de EEGGLL. Para ahorrar agua, dicen, también se puede colocar botellas con arena en el inodoro y reutilizar el agua del lavado del servicio para regar las plantas.

 

Todas las promesas juntas (Foto: Katia Yoza).
Todas las promesas juntas (Foto: Katia Yoza).

 

Water Footprint Network alienta a reducir no solo el consumo directo de agua, sino también el indirecto. Para lograr esto último, aconsejan reemplazar productos de mayor huella hídrica por unos de menor. Por ejemplo, podemos empezar a consumir menos carne, beber té en lugar de café o, lo que es mejor, preferir agua pura. También podemos reemplazar las prendas de algodón por unas de fibra artificial o, simplemente, comenzar a reciclar nuestra ropa. Estos son pequeños cambios que pueden hacer una gran diferencia.

Todos somos consumidores y, por tanto, tenemos en nuestras manos el poder de reducir nuestra huella hídrica.

Y a ti, ¿qué otras maneras se te ocurren para reducir tu huella hídrica? 

Escrito por Katia Yoza

______________________________

Otra explicación sobre la huella hídrica.

Anuncios

Puedes comentar aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s