Buenos aires en bicicleta

Munay estuvo sobre dos ruedas en el paisaje urbano de Buenos Aires. La capital argentina cuenta con 130 kilómetros de “bicisendas”.

Foto: Jacqui Tori
Foto: Jacqui Tori

Lo primero que nos obsequiaron al llegar a la ciudad de Buenos Aires fue un mapa del subte, una guía T y un mapa de ciclovías de la ciudad. No era la primera vez que nos enfrentábamos a un lugar desconocido fuera de nuestro país, pero era necesario ubicarnos. Instalados en el barrio Recoleta salimos a caminar por la avenida Santa Fe en medio de compradoras compulsivas, ambulantes senegaleses y porteños de prisa, envueltos entre el humo de los carros y cigarros transitorios que circulaban en las calles de Gardel.

Si no queríamos perdernos teníamos que hacer uso de nuestros recientes regalos, unos mapas que al abrirlos envolvían la cuarta parte de nuestro cuerpo, es que claro, la ciudad del Diego era grande. Como queríamos pasar desapercibidos empezamos a caminar para congeniar un  poco con la ciudad. Era la primera opción antes de probar algún medio de transporte que nos llevaría al trabajo y a la Universidad.

Mientras el sol se acentuaba y los arboles escapaban de sus sombras llegamos al parque Las Heras. Sentados, luego de haber caminado, notamos unas bicicletas amarillas del sistema público de la ciudad como parte del paisaje urbano. “Ellas se han convertido en medios de transporte ecológico, saludable y rápido. Gracias al Programa Bicicletas de Buenos Aires impulsado por el gobierno de Mauricio Macri en el 2010 y ahora conocido como Ecobici”, nos mencionó Julia Giacoboni, una amiga argentina que hacía el papel de guía turística.

Leímos en un folleto del gobierno municipal: “Esta nueva alternativa de transporte surge con la intención de reducir el problema de tránsito y promover una Ciudad con prácticas sustentables”, indicó Guillermo Dietrich (subsecretario de transporte CGBA). Asimismo, Dietrich consideró que dicho programa formaba parte de las tendencias sustentables que ya se están usando en más de 200 ciudades del mundo, como Ámsterdam, Copenhague, Bogotá, Curitiba y Montreal.

Animados por la nueva alternativa de movilidad sustentable nos acercamos a la estación de bicicletas ubicado en el mismo parque Las Heras para pedir información. Nos recibió Sofía, una entusiasta chica universitaria que en todo momento estuvo pendiente de nuestras dudas foráneas.

Bicis parqueadas en Buenos Aires. Fuente:  EcoBici B.A.
Bicicletas parqueadas en Buenos Aires. Fuente: EcoBici.

Sin pensarlo dos veces, decidimos que el medio de transporte en la ciudad de Buenos Aires durante nuestra estadía sería la bici. Incentivados, además, por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las cuales indicaban que usar bicicleta a lo largo de 20 años aumentaría hasta en 5 la expectativa de nuestras vidas; o de hacerlo se prevendrían enfermedades musculares, crónicas, cardiacas y hasta respiratorias. Y si para algunos no era suficiente lo mencionado por la OPS existía otra posibilidad de caer rendidos ante los pedales que nos ofrecían las bicis porteñas: 50 minutos de montar bici nos aceleran el metabolismo y nos deshacemos de los excesos de grasas que desmoldaban nuestras curvilíneas figuras.

Ser parte de una ciudad verde

Unas horas más tarde regresamos con una copia de nuestro pasaporte y recibo de luz en mano a la misma estación, aunque hubiéramos podido ir a cualquiera de las otras 28 que se encontraban distribuidas en la misma ciudad, pero ésta estaba más cerca a nuestra casa en la avenida Agüero.

Volvimos a encontrar a Sofía, quien recibió nuestros documentos, nos tomó una foto de identificación, generó nuestro PIN y finalmente nos hizo firmar una declaración jurada  de responsabilidad y la aceptación de condiciones. Estábamos listos para escoger nuestra compañera de dos ruedas completamente gratis, solo bajo la restricción de regresarla en una hora a cualquier estación de bici. En ese momento, pensamos que no tenía sentido llevarla por una hora; sin embargo, Sofía mencionó que todas las estaciones atienden de lunes a viernes de 8 a 20 horas y sábados de 9 a 15 horas. Por lo tanto, teníamos la opción de sacar una bici la cantidad de veces al día que creyéramos necesaria.

Fuente: EcoBici.
Estación Alsina. Fuente: EcoBici.

Mejor en bici

Cómo éramos nuevos en la ciudad, necesitábamos saber el recorrido de las bicisendas, de ahí que nos conectamos a la web de Ecobici. En esta web vimos la disponibilidad de bicis que hay en cada estación en tiempo real y un mapa completo de las bicisendas de la ciudad. No había forma de perdernos.

Mientras pedaleamos dentro de los 130 km de bicisendas que la ciudad tenía preparado para nosotros, situados en plena avenida Coronel Díaz,  nos fuimos dando cuenta que las ciclovias estaban ubicadas, por lo general, en el margen izquierdo de la calle y eran  de doble circulación. Pero eso no era todo, sino que notamos señalización de todas las formas tanto letreros en buen estado como rompe muelles para disminuir la velocidad de los ciclistas.

Dando las cinco de la tarde decidimos pararnos por un café, pero nos dimos cuenta que no teníamos cadena para estacionar nuestra bicicleta. Eso no nos detuvo porque ya habíamos leído en la web de Ecobici que la capital contaba con más de 50 bicicleterías, así que checamos y acudimos a la más cercana para comprar una cadena de uso cotidiano. Sin acoplarnos a las extravagantes y coloridos modelos que se exhibían en el mostrador optamos por una sencilla y fuerte cadena de 200 pesos.

Después del merecido descanso, apareció una lluvia de bicicletas y es que era hora punta, donde la ciudad gaucha empieza a desprender a sus trabajadores de sus centros laborales. Quizás no estábamos acostumbrados a ver tanto oficinista y muchachos sobre dos ruedas. Aunque el Perú también ha estado haciendo sus esfuerzos por mantener las mismas estrategias para el sistema público. Por ejemplo, tenemos el Programa Educativo de Movilidad Sostenible Bicole, que incentiva su uso para  movilizarse al colegio. Hasta el momento ya van repartidas 190 bicicletas en San Juan de Lurigancho y 110 bicicletas a colegios de Jesús María, Lince, Cercado de Lima y  Los Olivos. Otros programas creados por la Municipalidad de Lima son U. bici y el Ciclodía. Y si nos referimos a nivel distrital tenemos el programa San Borja en Bici y programas parecidos a los cuales se suman los distritos de Miraflores y San Isidro.

Esperando que el movimiento sobre dos ruedas continúe, nos despedimos de la ciudad de Buenos Aires agradecidos por esta nueva alternativa de transporte. No nos vamos sin antes mencionar que todos debemos girar y girar para unirnos más a programas y a eventos de ciclismo. Estas pequeñas transformaciones son las que se convertirán en protagonistas del cambio y obligaran a las ciudades a no ser visto como un lugar para autos, sino también una ciudad para todos.

_____________________________

Anuncios

Puedes comentar aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s